martes, 13 de diciembre de 2011

Daniel: una historia con sabor agridulce


La foto es de Manos Unidas
Por: Hugo - Mans Unides

Con motivo del pasado Día Mundial de la Lucha contra el Sida, Mans Unides comparte la historia de Daniel en su pelea contra la enfermedad desde Kampala (Uganda)

Daniel es un niño de 15 años que conocimos en Kampala (Uganda): abierto, simpático y lleno de vida. Como todos los adolescentes de su edad, Daniel tiene sueños e ilusiones, que quizá ahora pueda ver cumplidos.


A pesar de su corta edad, Daniel sabe bien lo que son el abandono y la marginación. Es uno de los millones de niños infectados por el virus de VIH que hay en África. Huérfano desde los cuatro años, parecía condenado a una muerte segura. Vivía con su tía, que se hizo cargo de él al morir sus padres.


La ignorancia llevó a la mujer a dejar que la vida de su sobrino se consumiera poco a poco, tirado sobre un colchón y sin recibir ningún tipo de asistencia. Era uno de esos infectados por esa enfermedad de la que era mejor no hablar. No querían en su casa a un niño que hiciera que los vecinos les señalaran con el dedo y que, además, podría ser un peligro para todos.


La suerte quiso que un día pasara por delante de su casa una trabajadora de la clínica para enfermos de Sida del centro Padre Pío. La mujer se interesó por él y pidió que le llevaran a la clínica. Desde entonces, la vida de este pequeño desahuciado cambió por completo. Comenzó a recibir atención médica y tratamiento, además de visitas y atención a domicilio de los asistentes sociales.


Ahora, Daniel asiste al colegio, donde es un estudiante brillante; recibe tratamiento con antirretrovirales y ante él se abre un futuro lleno de esperanza. Su tía, que le acoge en su casa, le quiere “a su manera”, sus primos son ahora algo parecido a sus hermanos y su amigo Brian, el trabajador social que el centro ha asignado para que se ocupe de él, se ha convertido en su mayor referente y apoyo.


El tiempo que pasamos con ellos nos llenó de optimismo y esperanza, pero también nos dejó un cierto poso de amargura, una sensación agridulce: “¿Cuántos Daniel –nos preguntamos- habrá en este mundo, que derrocha a manos llenas, esperando un tratamiento que quizá no llegue nunca?”.


La clínica de Gabba, que pertenece al Centro Padre Pío, es solo uno de los muchos proyectos de prevención y tratamiento del sida que Manos Unidas apoya en África, Asia y América.



Informe ONUSIDA:

  • Las personas infectadas con el VIH viven más años.
  • El número de muertes ha disminuido de manera notable gracias a los efectos de la terapia antirretroviral.
  • A finaless de 2010, aproximadamente 34 millones de personas vivían con el VIH en todo el mundo.
  • Unos 2,7 millones de personas se infectaron por el VIH.
  • Alrededor del 68% de todas las personas que vivían con el VIH residían en África.
  • Entre ellos, unos 390.000 eran niños.
  • La incidencia del VIH ha caído en 33 países, 22 de los cuales pertenecen a África subsahariana.
  • El sida se ha cobrado al menos un millón de vidas al año en África subsahariana desde 1998.

13 comentarios:

  1. Menos mal que hay asociones como estas que hacen que "algunos" niños puedan tener un futuro mejor. Un saludo

    ResponderEliminar


  2. Hoy tengo la satisfacción de acercarme a la cancela de tú cálido refugio, a dejarte un ramito de hierbabuena recién cortado, salpicado con el afecto y cariño que he conservado durante mi larga ausencia.

    Sintiéndome arropada por estos serenos días de la Navidad, que van desplegando sus modestas alas para iluminarnos, haciendo que nos sintamos más cercanos aún si cabe.

    A partir de este instante seguiré dejando la estela de mi presencia, en unas letras que han sido meditadas con la claridad del entendimiento.

    Un beso en cada una de tus mejillas, deseando que la felicidad sea la portadora de brillantes momentos para ti, en cada espacio del día!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  3. solo un saludito,sigo con mi dolor y quiero seguir visitando amig@s,besos.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena entrada, llena de compromiso social.
    Ojalá esto sirva para emblandecer el corazoncito de muchas personas .
    Y que Daniel fuera el ultimo caso.
    Un abrazo ross

    ResponderEliminar
  5. Chelo, efectivamente mi niña, menos mal...
    Besos enormes,

    ResponderEliminar
  6. La Gata Coqueta, gracias por este ramito de hiervabuena que además me encanta como huele...
    Te mando también besitos enormes u por favor que seas muy felíz en estas fechas tan dulces,

    ResponderEliminar
  7. Fiaris, gracias por pasar a saludarme a pesar de tu dolor...
    Besitos mi niña,

    ResponderEliminar
  8. El blog del Forner, desgraciadamente sabemos que no será el último caso y las personas son tan difíciles de ablandar...
    Besitos Juan,

    ResponderEliminar
  9. nice blog, happy visiting here,
    greetings from Makassar City - Indonesia :-)

    ResponderEliminar
  10. BlogS of Hariyanto, tanks... I love Indonesia...
    Greetings from Madrid - Spain
    Ross,

    ResponderEliminar
  11. Ho,aross que tal. Muy interesante el informe. Y como decis vos. Ese fue solamente un caso. cuantos niños hay que no coren la misma suerte. Y cuantas personas hay tambien que conviven con el virus sin saber que lo tienen.
    Pero por suere en eso la ciencia avanzo un mointon. Antes era mortal o te daban un enorme coctel de pastillas que te causaban efectos colaterales. Ahora por suerte con buen tratamiento, cuidado y medicacion uno puede vivir lo mas bien.
    Pensar que si estos tratamientos hubieran existido hace 20 años atras Fredy Mercuri no se hubiese ido.
    Un abrazo y que tengas felices fiestas

    ResponderEliminar
  12. Gracias a Dios, Daniel ha tenido una oportunidad, debiera de ser el último caso de tantos niños aquejados de esta enfermedad.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Gracias a Dios, Daniel ha tenido una oportunidad, debiera de ser el último caso de tantos niños aquejados de esta enfermedad.

    Un saludo

    ResponderEliminar