jueves, 22 de marzo de 2012

LAS SIRENAS















Sirena y su hijo





Pintura de una sirena por John William Waterhoust


Fuente: Wikipedia


Las sirenas son seres fabulosos, originarios de la mitología griega y ampliamente extendidos en las narraciones fantásticas de la literatura occidental, cuya función y representación han variado con el tiempo.

Aunque en su forma original eran genios marinos híbridos de mujer y ave, posteriormente la representación más común las describe como hermosas mujeres con cola de pez en lugar de piernas. Es por ello que muchas lenguas no latinas distinguen la sirena original clásica “siren” de la sirena con cola de pez “mermaid”.

En la mitología griega, las sirenas son criaturas ligeramente difusas debido al antiguo y rico trasfondo de su origen, probablemente ligado al mundo de los muertos. Habitaban una isla del Mediterráneo frente a la de Sorrento, en la costa de la Italia meridional, e inequívocamente se distinguían siempre por el hecho tener una voz musical, prodigiosamente atractiva e hipnótica.

El primer testimonio escrito que se tiene de ellas es su mención en la Odisea de Homero. Si bien es un tema que sigue siendo objeto de debate entre los expertos, parece plausible que, en un principio, los griegos hubieran visto a las sirenas como las encargadas de transportar las almas de los muertos al Hades (función que posteriormente acabaría asumiendo el dios Hermes en su papel de psicopompo).

Los antropólogos que suscriben esta postura plantean una teoría: en paralelo con arquetipos de otras mitologías, quizá estos seres fueran inicialmente genios que guardaban el paso hacia las Puertas de la Muerte (o, en este caso, invitan a él). Puertas de la Muerte que muy bien podrían estar simbólicamente emparentadas con el paso de Escila y Caribdis, a las que las sirenas están próximas en los cantos homéricos.

En época preclásica comenzaron ya a identificarse (aunque nunca plenamente) con algunos aspectos de ninfas acuáticas como las náyades, y su canción a describirse como de un atractivo irresistible que llevaba a la perdición a los marinos que se acercaban a su isla. Distintos relatos las hacen descender de los dioses fluviales Aqueloo o Forcis, sea sin intervención femenina o con la de las musas Estérope, Melpómene o Terpsícore, relacionadas con el canto y el baile.

Figuran con frecuencia en episodios míticos, muchas veces como reminiscencia de su antiguo papel como deidades ctónicas de la otra vida. Algunas versiones narran que acompañaban a Perséfone cuando fue raptada por Hades, y que su apariencia bestial fue el castigo impuesto por Deméter por no proteger a su hija del dios del inframundo. En otras, el cuerpo alado es un don de Zeus para permitirles perseguir al raptor, y aún en otras es una pena impuesta por Afrodita por resistirse a la voluptuosidad. También se cuenta que las sirenas perdieron sus plumas como castigo por retar a las Musas a una competición de canto que perdieron, y que cuando Orfeo y Ulises vencieron el efecto de sus voces se arrojaron al mar, convirtiéndose en escollos según algunas tradiciones.

En las Islas Británicas: Las sirenas se observaron en el folclore británico como presagios de mala suerte. Las sirenas también podrían nadar en agua dulce y llegar hasta los ríos y lagos y ahogar a sus víctimas, haciéndoles creer que eran personas que se estaban ahogando. En ocasiones, las sirenas podrían curar enfermedades. Algunas sirenas eran descritas como monstruos grandes de hasta 600 m.

  • Es muy conocida en Gales la historia de Dahud, la princesa de Caer Ys, una ciudad que, debido a los pecados de la hija del Rey (la joven y bella Dahud), fue condenada por los dioses a ser tragada por las olas. Cuando el padre de Dahud escapaba, su hija cayó al mar, y ahí sigue desde entonces, transformada en una sirena, nadando entre las ruinas de Caer Ys. Otra leyenda muy popular en Gales es la de Murgen: En el siglo VI, una sirena fue capturada y bautizada en el norte de Gales, y se le enseñó la lengua nativa. Se dijo de ella que no era pez porque cosía y hablaba, pero no era mujer porque podía vivir bajo el agua. La sirena figuró como una santa en ciertos almanaques antiguos, bajo el nombre de Murgen que quiere decir mujer que viene del mar.

la llamada del mar hace que las hembras merrow abandonen a los hijos que tuvieron con sus maridos humanos. Pintura de John Collier.

  • A los sirénidos de Irlanda se les llama merrows y en estas tierras se cree que el número de hembras es superior al de los machos, aunque estos son más feos que sus compañeras: un merrow masculino poseen dientes puntiagudos y rostro semejante a un cerdo. Todos los merrows se caracterizan por las membranas de sus manos, su hostilidad hacia los humanos y sus prendas de ropa mágicas, que les permiten atravesar cualquier corriente oceánica. Todo hombre o mujer que le roba a un merrow su prenda tiene poder sobre él, y en muchos relatos, varios hombres esconden estas prendas obligando a las hembras a casarse con ellos. Los hombres ganan así esposas bellas y ricas (debido a los botines que estas sirenas obtienen con los naufragios), pero si la esposa merrow recupera su prenda, la llamada del mar será tan fuerte que acabará abandonando a sus hijos y a su marido.
  • En la mitología escocesa, hay una sirena llamada Ceasg o "doncella de las olas". Concretamente, la parte inferior de esta sirena es la de un salmón. Se dice que a aquellos que la capturan les concede tres deseos si la devuelven al agua, pero cuando un hombre se enamora de ella, la mujer-salmón lo seduce y lo arrastra a las profundidades. Famosos son también en Escocia los selkies, hadas marinas que en el mar adoptan la forma de una foca, pero al llegar a la tierra se deshacen de sus pieles para tomar forma de mujer. Al igual que con los merrows, todo hombre que quiera una esposa selkie sólo tiene que robarle la piel de foca, pero si ella luego encuentra la piel, volverá al mar para siempre. Los hijos nacidos de la unión de hombres y selkies tenían membranas que unían los dedos de sus pies o sus manos.

En China: En algunos cuentos antiguos, las sirenas son una especie cuyas lágrimas se convierten en perlas preciosas. Es más, las sirenas también pueden tejer un material muy valioso que no sólo es ligero sino también hermoso y transparente. Debido a esto, los pescadores siempre tenían ganas de agarrarlas, pero era muy difícil hacerlo, por el canto de las sirenas. En otras leyendas chinas, las sirenas son unas criaturas maravillosas, hábiles y versátiles, y los pescadores que deseaban capturarlas se veía como negativo.

En la Península Ibérica: Las historias de sirenas también son muy famosas en la península, hay una gran cantidad de relatos acerca de mujeres-pez que seducen a los marinos, aunque en otros, estas ninfas son totalmente benevolentes.

  • Es famosa en Cantabria la historia de La Sirenuca, una sirena que antes fue humana. Su madre, harta de que la desobedeciera para ir a los acantilados, gritó "Permita Dios que te vuelvas pez", y así la joven se transformó en la Sirenuca que, desde entonces, alerta con su canto a los marineros de que se acercan peligrosamente a los acantilados castrenses. Ésta es una de las pocas sirenas completamente buenas de la mitología europea.

· En País Vasco son muy populares los seres mitológicos llamados Itsas-Lamiak, que en castellano significa Lamias del mar. También se les llama Arrainandereak (mujeres-pez). En lugar de piernas, o pies palmeados de pato como toda Lamia de las montañas vascas y navarras, poseen una larga cola de pez. Igual que las otras Lamias, las Itxaslamiak o Lamias del Mar peinan sus cabellos con peines de oro de los que dependen totalmente, así que todo aquél que quiera dominarlas puede robarles el peine, aunque eso las enfurece y estas sirenas pueden ahogarlos o traer mal tiempo a las costas si se enfadan. Sin embargo, no siempre son malas y a veces se enamoran apasionadamente de los marineros que rondan por las costas vascas.

· En la mitología extremeña también hay sirenas, pero éstas viven en los ríos, de los que salen para ahogar a los hombres después de seducirlos con sus cantos. Se cree que hay una sirena que nada por las aguas del Tajo en Garrovillas, y otra que cada noche de San Blas, sale de la fuente de Luná en Usagre para atraer y ahogar a sus víctimas.

8 comentarios:

  1. Hola, curiosas las historias de las sirenas, me encanta, el paisaje de flores que has puesto, es espectacular. besos. buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luzy es mi particular homenaje a la primavera, me alegro de que te guste...
      Besos y lindo fin de se mana mi niña preciosa,

      Eliminar
  2. Que articulo tan interesante, me ha gustado mucho!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te gustase, es bastante interesante sobre todo por lo que contiene de leyenda...
      Un besazo enorme Mery y disfruta lo que queda de finde,

      Eliminar
  3. Pues las sirenas me caían simpáticas, pero ya no lo tengo tan claro...jajaja
    Un beso amiga.

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Una entrada muy bella, las sirenas me encantan, aunque a veces no sean tan encantadoras...te he mandado el correo, y me dices..Gracias Ross por tu visita y comentario..que tengas una buena semana..un beso

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que tienen mala fama pero son tan magicas!! ademas seguro que alguna habra buena, bellisima entrada querida amiga, muchas gracias por visitarme en el Universo eres un amor y te quiero mucho, besotesss y buena semana.

    ResponderEliminar
  6. Hola Ross que tal. Te felicito por la entrada. Muy buena. Historias de alta mar. De aguas profundas. De sirenas que enamoran a los marineros. De sirenas que los emborrachan hundiendo sus embarcaciones. Solo las olas sabran los misterios que ocurren alrededor de cada oceano.
    Te mando un abrazo y que tengas linda semana.

    ResponderEliminar